Saltar al contenido
Doctor Probiótico

11 INCREIBLES BENEFICIOS DEL MISO ?

miso

Las culturas Orientales han regalado a la humanidad infinitos aportes útiles en lo espiritual, social y físico. En esta oportunidad hablaremos del Miso un alimento originario de Japón y al que se le han atribuido infinidad de propiedades y beneficios para la salud, al ser considerado como curativo y además posee un sabor delicado y exquisito para el paladar lo que permite enriquecer los menús y darle infinitos usos en la cocina.

 

¿QUE ES MISO?

Es un condimento consistente en una pasta aromatizante, cuyo nombre significa “fuente de sabor”, pues posee un peculiar e intenso sabor, delicado y potente a la vez. Está hecha con semilla de soja o habas, en ocasiones varia su composición al emplear distintos cereales como arroz, cebada, alforfón, mijo, trigo centeno, semillas de cáñamo y especies como el jengibre. Siempre acompañada de sal marina fermentada con el hongo Aspergillus oryzae (mejor conocido como koji).

miso beneficios

TIPOS DE MISO  (SABORES, COLORES Y TEXTURAS)

Dependiendo del proceso, tiempo de fermentación y del tipo de productos que se utilicen en la preparación de este alimento, podemos encontrar y adquirir varios tipos de miso, desde aquellos con sabores más suaves hasta los más intensos. Por lo que su sabor es muy complejo y profundo, variable en matices e intensidad según el tiempo de envejecido, los ingredientes y el método de elaboración con el  que se ha preparado. Teniendo en cuenta estos factores, nuestro miso puede tener diferentes texturas, colores y una predominancia de tonalidades dulces, picantes o saladas.

 

SEGÚN EL TIPO DE CEREAL O CONDIMENTO ANADIDO A LA SOJA

Uno de los aspectos más particulares del miso es que se puede elaborar añadiendo, a las habas de soja, distintos tipos de cereales que le otorgarán unos sabores y colores totalmente distintos:

Komemiso (Arroz blanco): a las habas de soja se les añade arroz para la fermentación. Es de sabor suave.

Mugimiso (Cebada): miso elaborado con cebada, muy proteico. Su sabor es de intensidad variable y bastante dulce. De color rojizo.

Genmaimiso (Arroz integral): elaborado con arroz integral en este caso. De color marrón. Su sabor cambia respecto al komemiso al ser más aromático, es terroso y salado, con un tono a nuez.

Hay otras variaciones como Nattomiso (Jengibre) o Mamemiso (Sólo soja). A algunos de los anteriores también se les puede añadir trigo sarraceno.

Hatchomiso: es el miso más puro, más oscuro (marrón muy oscuro con tonalidades rojas), el que contiene mayor concentración de proteínas (20%) y en su fermentación no se incorpora ningún grano añadido de trigo, arroz o cebada, únicamente se realiza a partir de soja. Por lo tanto, es el más valorado. Su sabor es más robusto, salado y muy profundo. Se considera la variedad más potente.

 

SEGÚN LA FERMENTACIÓN

Los tipos de miso más afamados son fermentados durante largo tiempo. Se pueden obtener diferentes tipos, como:

Shiromiso (miso blanco): denominado de este modo por su color más claro de amarillo pálido a beige, su fermentación dura aproximadamente un año y resulta ser de sabor entre suave, ligeramente dulce, salado y umami. Textura suave, cremosa y versátil para la cocina.

Akamiso (miso rojo): su color es de marrón rojizo a marrón oscuro, su fermentación dura aproximadamente dos años, teniendo un sabor más fuerte que el blanco, es complejo, profundo, muy umami y salado.

Kuromiso (miso negro): su fermentación dura aproximadamente tres años y su gusto es intenso.

miso propiedades

PROPIEDADES DEL MISO

El miso es un alimento probiótico muy completo y saludable, pues contiene fuente alta de proteínas de gran calidad, proveniente de la soja:

Posee carbohidratos, fibra, enzimas y lípidos.

Contiene zybicolin y altas concentraciones de isoflavonas.

✅Es rico en aminoácidos esenciales y minerales como calcio, hierro, zinc, magnesio, y fósforo.

Es el perfecto condimento y sustituto de la sal.

✅Es una buena fuente de vitaminas del grupo B, especialmente B12. También contiene vitaminas del grupo A y E.

✅Posee ácido dipicolínico, un alcaloide que elimina metales pesados del cuerpo.

Contiene ácido linoleico, ácido fólico y lecitina.

✅Casi todas las variedades están libres de gluten salvo la mugi de cebada.

✅De manera específica, el miso tiene 199 calorías por ración de 100gramos, y es muy rico en sal, tiene 3728 mg por cada 100 gramos. Aporta fibra alimentaria y también proteínas hasta 12 g por ración de 100 gramos. Con respecto a su aporte de vitaminas y minerales, tiene vitamina A, vitamina B6, calcio, magnesio y potasio. Recuerda que siempre se deben usar cantidades muy pequeñas de miso, por lo que su aporte de macronutrientes (proteínas o carbohidratos) no nos debe servir como referencia de aporte diario.

 

INCREIBLES BENEFICIOS DEL MISO

Debido a sus propiedades nutricionales y a los grandes aportes que ofrece al organismo y a la salud, el miso es un producto muy recomendado. A continuación mencionaré algunos de sus atributos:

  1. Efecto probiotico. Posee la capacidad de colonizar los intestinos con enzimas vivas que reconstituyen la flora intestinal favoreciendo la digestión, mejoran la absorción de nutrientes, aminorando trastornos intestinales puntuales como estreñimiento y diarrea o los crónicos como síndrome de colon irritable. Ideal cuando hay mala digestión (acidez de estómago, gases, eructos, entre otros). De este modo, puede recuperar la flora intestinal que haya sido deteriorada por dietas de alto contenido en carnes, azúcar, productos químicos y antibióticos.
  2. Perfecto alcalinizante. Aporta muchos minerales y favorece la eliminación de la acidez del organismo causada por alimentos acidificantes como el azúcar blanco, los alimentos refinados y las grasas animales.
  3. Poder antioxidante. Ayuda a depurar sustancias tóxicas de organismo a través de la eliminación de radicales libres. Es decir, elimina tóxicos, inclusive los derivados de un tratamiento oncológico o por la ingesta de contaminantes (metales pesados presentes en los alimentos). De por sí, sus virtudes descontaminantes están reafirmadas. También los fumadores deberían tomarlo.
  4. Previene contra el cáncer. Su ingesta se asocia con menor riesgo de ciertos tipos de cánceres como el de próstata o el de pecho. El miso también protege contra la radiación debido a su contenido en ácido dipoloconic, un alcaloide que ayuda a eliminar los elementos radiactivos de cuerpo y zybicolin, que absorbe dichos elementos. Lo que lo hace especialmente beneficioso en tratamientos contra el cáncer previniendo efectos destructivos de la radiación.
  5. Ayuda al corazón. Contiene ácido linoleico y lecitina, dos sustancias vasodilatadoras que favorecen la reducción de los niveles de colesterol malo y evita el endurecimiento de las arterias. Algo indispensable para prevenir futuras enfermedades cardiovasculares. Mejorando significativamente la tensión arterial.
  6. Embellece piel y pelo. Si hay correcta excreción mejora el aspecto y la salud de la fibra capilar y del tejido cutáneo. Debido a su aporte de nutrientes antioxidantes, que promueven la regeneración celular y a su efecto detox. La piel agradece estas contribuciones antioxidantes y depurativas y lo refleja.
  7. Aumenta la energía. Aporta hidratos de carbono  (glucosa) de fácil asimilación que impiden la debilidad y los mareos. Además las proteínas, vitaminas y aminoácidos esenciales que contiene, previenen los bajones y aportan vitalidad.
  8. Evita la incontinencia nocturna. Puede ayudar a los niños que incurren en pérdidas involuntarias de orina durante la noche. Es un alimento reconfortante que asegura una adecuada eliminación de líquidos a través de las dos formas que tiene el organismo: la orina y la sudoración.
  9. Ayuda a que suba la leche. En madres que acaban de dar a luz aporta componentes nutritivos que generan la secreción de leche materna e inclusive acompañado con mochi (arroz glutinoso) o con koikoku (pescado), ayuda en la recuperación de la recién parida.
  10. Favorece el equilibrio hormonal de la mujer. Gracias a sus Isoflavonas, ayuda a combatir los síntomas más habituales como sofocaciones y pérdida de calcio (Osteoporosis). De hecho las mujeres asiáticas que incluyen soja en su dieta apenas tienen síntomas durante la Menopausia.
  11. Fortalece el organismo. Refuerza el sistema inmunitario frente a una posible enfermedad infectocontagiosa (tuberculosis)  y ayuda a prevenir posibles alergias.  Ayuda a la función respiratoria. Favorece el correcto funcionamiento del  sistema nervioso. Además, si unimos ese poder alcalinizante junto a sus glúcidos y minerales de fácil absorción es lógico que muchas personas sientan un mejor nivel de energía. excelente en la dieta para deportistas.

VIDEO: Receta para Preparar una Sopa Miso Paso a Paso

TICS PARA UN USO ADECUADO DE MISO

  • Usar poca cantidad de miso  (aproximadamente una cucharadita dulcera por persona).
  • Ten presente que si usas Miso ya no hay que poner sal porque es un condimento salado.
  • Primer paso disolver el miso antes en un poco de agua caliente, pues si lo agregas directamente puede que no se disuelva del todo. Es decir, diluye una cucharadita pequeña por ración en un poco de esa sopa o caldo y lo vuelves a añadir a la olla. Dejas que repose unos minutos y lo puedes servir.
  • Debe quedar bien claro que el miso se agrega al final, siempre justo antes de servir, es decir, no puede ponerse a hervir, pues con las altas temperaturas se pierden sus enzimas digestivas.
  • Al ser un condimento salado se conserva muy bien, sin embargo, es mejor ponerlo en la nevera (refrigerador o heladera) en envases de plástico o en frascos de cristal, más aún si vivimos en un sitio cálido.

 

RESTRICCIONES DEL MISO

Se pueden suscitar posiciones encontradas con respecto a si el miso es bueno o no para las personas que sufren de hipertensión arterial, pues algunos aseguran que aun con su alto contenido en sodio las dietas con miso no afectan negativamente la presión arterial, más bien favorece, mientras que otros advierten

Que el consumo del miso no es adecuado en personas que necesitan evitar el consumo de sal debido a su elevado contenido de sodio (sobre todo en el HatchoMiso que es más salado). Es por ello que no estaría de más consultar a tu medico de acuerdo a tu condición de salud especifica.

Es importante que cuando vayamos a comprar un producto de estas características detallemos que se trata de un miso natural, porque cada vez se hacen más comunes los pseudomisos, cuya fermentación es artificial y contienen gran cantidad de azúcar y productos químicos añadidos.

Como ya se ha mencionado debido a su alta concentración en sodio, la cantidad de miso a utilizar por persona no debe superar una cucharilla de postre. Además, cuidar el uso de sal que incluso pudiera ser innecesaria.

 

USO DEL MISO EN LA COCINA

Uno de los usos más comunes del miso en la cocina es como ingrediente de sopas, aunque también se suele utilizar en platos de arroz y legumbres, como vinagretas para ensaladas o incluso como adobo o aderezo de pollo y pescados blancos. Otra opción muy popular es preparar una marinada. Dar sabor al agua con la que se cuecen los arroces y las pastas. Elaborar patés y salsas con más sabor. Potenciar el sabor de mantequillas o margarinas que posteriormente se utilizan para condimentar verduras. A continuación te describiré algunos usos específicos de acuerdo al tipo de miso:

Shiromiso (miso blanco): para pescados, verduras y ensaladas. Sabores cítricos o con una nota picante, tofu, sopas claras.

Akamiso (miso rojo): hortalizas de fruto, bulbo y raíz ancha. Guisos, sopas más pesadas, sésamo, frutos secos, Ideal para aves y carnes rojas.

Hatchomiso (miso de soja): guisos pesados y sopas fuertes.

Genmaimiso (miso de arroz integral): setas, carnes rojas, aves de corral e ingredientes con un punto picante.

Mugimiso (miso de cebada): sopas, guisos, patés y legumbres.

Los misos blancos, rojos o negros se utilizan especialmente para condimentar sushi durante el invierno, ya que así el sushi que se caracteriza por ser fresco, recibe un tono cálido para el paladar.

 

RECOMENDACIONES FINALES

Es recomendable no abusar de él ya que es un alimento muy concentrado. La cantidad de miso no debería exceder de dos cucharadas al día  por persona. Incorpóralo siempre en el último momento sin  hervir porque el calor altera sus propiedades beneficiosas y tomando en cuenta que es un alimento salado y energético es mejor consumirlo por la mañana o al mediodía si queremos conciliar mejor el sueño.

Los productos elaborados industrialmente no siguen los procesos tradicionales de fermentación, lo que incide en la calidad final del producto. Aunque es difícil hacerlo en casa lo mejor es adquirir uno natural y evitar los fermentados artificialmente (contienen azúcar, químicos y conservantes). Por lo que la invitación es a consumir miso comprado en una tienda de productos ecológicos, asegurándote que se trata de miso sin OGM (organismo genéticamente modificado o transgénico), sin azúcar y sin aditivos tóxicos. Es decir, el miso tradicional, fermentado y sin pasteurizar, el único y verdadero miso repleto de propiedades nutricionales.

Disfruta de este alimento mitológico que es un Regalo de los Dioses para garantizar tu salud, longevidad y felicidad.

error: Content is protected !!