Saltar al contenido
Doctor Probiótico

EL QUESO ¿CRUDO O PASTEURIZADO? ?

queso

Mientras más natural mejor, pero están los que piensan que el alimento procesado es más seguro para el organismo. Lee el siguiente post y sal de dudas acerca de la mejor manera de consumir el queso, las sorprendentes propiedades que posee y los innumerables beneficios que aporta a la salud.

 

QUÉ ES EL QUESO??

El queso es un producto fresco o madurado, sólido o semisólido, derivado a partir de la coagulación de la leche y posterior separación del suero. La leche utilizada con mayor frecuencia es la de vaca (entera o desnatada), sin embargo, en algunos casos se emplea leche de cabra, oveja, búfala e inclusive de camella. También existe el queso de Cabrales (Proveniente de Asturias, España) donde se utiliza una mezcla de leche de vaca, oveja y cabra.

queso beneficios

PROPIEDADES Y BENEFICIOS DEL QUESO

El queso es un alimento súper completo, buena fuente de proteínas, minerales y vitaminas como calcio, zinc, fósforo, vitamina A y vitamina B12. Destaca también la presencia de calcio, potasio, sodio, vitamina A y en menor proporción vitamina D.

Los quesos al tener proteínas ayudan a incrementar el metabolismo y sacian, razón por la cual ayudan a adelgazar, también favorecen el mantenimiento de huesos y dientes al contener calcio y vitamina D, y por supuesto, pueden usarse para subir de peso, para desarrollar músculos, para dietas con malestares digestivos pues la variedad de mohos que se desarrollan en las cortezas de los quesos elaborados de forma natural, actúan también de forma beneficiosa en nuestra flora intestinal.

A pesar de su grasa saturada y colesterol, no perjudica el perfil lipídico, incluso hay estudios que afirman que lo mejora. Cabe destacar que el queso es una gran fuente de Ácido Linoléico Conjugado (ALC), relacionado con la prevención de ciertos tipos de cánceres como el de colon. Especialmente los quesos de oveja aportan más ALC que los de vaca o cabra. Grecia por ejemplo tiene las menores tasas de cáncer de mama y el consumo más alto de este queso lo que supone cierta coincidencia.

Algunos quesos contienen buenas cantidades de vitamina K2, presente en pocos alimentos, y necesaria para huesos, dientes y corazón, la cual se absorbe muy bien con grasa.

Otros quesos de sabor fuerte como los quesos azules, el Roquefort, Cabrales o Gorgonzola, poseen hongos como el Penicillium, que contribuyen a reducir el riesgo de infecciones y enfermedad coronarias.

El consumo de queso juega un papel importante en la lucha contra la osteoporosis y otras enfermedades de los huesos. Fortalece nuestros dientes gracias a la gran cantidad de calcio que posee, además, disminuye la placa bacteriana, provoca la producción de saliva y mantiene nuestra boca limpia de forma natural.

Es un alimento imprescindible durante el embarazo debido a que contiene una gran cantidad de ácido fólico. Favorece la producción de leche materna en las mujeres embarazadas. Disminuye los síntomas del síndrome premenstrual. Hace que nuestra piel tenga mejor aspecto gracias a él gran contenido en vitamina B que posee.

El queso es muy rico en proteínas, por lo que ayuda a formar y recuperar la masa corporal, lo que lo hace un alimento perfecto para deportistas o personas que quieran ganar peso de forma saludable. En definitiva el queso ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, por lo que aumentan nuestras defensas contra las enfermedades.

 

USOS DEL QUESO EN FUNCIÓN DE SUS CARACTERÍSTICAS

Como se ha mencionado, hay muchos tipos de quesos y sus diferentes cualidades nos dan la posibilidad de aprovecharlos a favor de unas u otras necesidades particulares.

 

✅Para adelgazar: los quesos frescos y tiernos al contener mayor proporción de agua no concentran tantas calorías y grasas, o los quesos elaborados con leche baja en grasas. Por ejemplo, quesos tipo petit, requesón, quesos frescos, de Burgos, queso bola, quesos de cabra tiernos o semejantes que contienen un 25% menos de grasas y son excelente acompañantes de una buena dieta.

 

✅Para coger peso: lo indicado es emplear quesos curados o semicurados, pues gracias a su nivel de concentración con una pequeña cucharada ya sumará un mínimo de 50Kcal con proteínas y nutrientes de calidad sin necesidad de consumir en grandes cantidades.

 

✅Para intolerancia a la lactosa: Los quesos de manera general son bien aceptados por quienes no toleran la lactosa, aunque para ir más a lo seguro

Resultan mejor aquellos con mayor tiempo de curación, pues al eliminar gran parte del suero, pierden a su vez el contenido en este azúcar.

 

✅Para dietas ricas en calcio: Todos los quesos son ricos en este mineral y contribuyen al bienestar de huesos y dientes, sin embargo, los quesos curados o semi curados lo poseen en más alta concentraciones.

 

✅Para dietas bajas en sodio: para aquellas personas con problemas renales, hipertensión o enfermedades cardiovasculares, que deben moderar la ingesta de sodio, lo mejor es escoger quesos tiernos o frescos, que son los que menor contenido de este mineral poseen, pues los quesos curados con menos agua concentran este nutriente.

 

✅Para cuidar la salud digestiva: lo más recomendable son los quesos tiernos, frescos y suaves con bajos contenidos en grasas.

queso propiedades

¿CÓMO SABER QUE QUESO ESCOGER?

El valor nutricional del queso estará estrechamente relacionado con los ingredientes utilizados como al tratamiento al que es expuesto y que puede alterar su composición. En este caso específico el tipo de leche utilizada (entera, semi o desnatada), y al curado, proceso por el cual se deshidrata el queso para obtener unas características concretas, y que conlleva la concentración de nutrientes. Tomando en cuenta estos aspectos el queso se clasifica en: queso fresco, queso blanco pasteurizado, queso maduro o queso madurado con mohos. Otro aspecto importante es la procedencia, si son quesos derivados de leche de cabra, de oveja, de vaca, de búfala u otro tipo de leche.

Los quesos frescos o pasteurizados poseen valores energéticos menores debido a su menor perdida de agua, por el contrario, los quesos maduros contendrán más energía y nutrientes dependiendo del tiempo de maduración. Llegando a contener cantidades de proteínas y grasas 10 veces por encima de la leche, porque los hidratos de carbono durante el curado se transforman en ácido láctico. Es decir, a mayor tiempo de curación menor contenido acuoso pero mayor concentración de grasas, minerales, vitaminas, proteínas y calorías.

Respecto al nivel de maduración, te corresponde elegir, tomando en cuenta que mientras más curado, menos lactosa. Por lo tanto, si eres intolerante a la lactosa los quesos con mayor grado de maduración podrían venirte bien.

Cabe destacar que el queso más indicado requiere pocos ingredientes: leche, cultivos lácteos, sal y cuajo. No pasa lo mismo con los quesos procesados, como los típicos fundidos en lonchas. Por ejemplo, estos tienen los siguientes ingredientes: leche desnatada concentrada, queso, suero lácteo concentrado, fibra alimentaria, sal, corrector de acidez (ácido láctico), proteínas de leche, grasa de leche, almidón modificado, sales fundentes. Mucho menos si son Sucedáneos, pues los ingredientes de estos productos son los siguientes: almidón modificado, agua, grasa vegetal, lacto suero, queso, sal, sales de fundido, colorantes, conservador.

En estos casos mencionados de quesos altamente procesados te puedes olvidar de la mayoría de beneficios que puede proporcionar el queso fresco o crudo. Además, mientras más procesamiento y empaquetamiento más riesgo de contaminación para el organismo, por ejemplo, con ftalatos, un disruptor endocrino común.

Es por esta razón, que comúnmente los sistemas de suministro de alimentos más populares para cultivos probióticos han sido alimentos lácteos recién fermentados, cuidando muy bien las condiciones de procesamiento, así como el entorno del producto y las condiciones de almacenamiento.

VIDEO: Beneficios y Propiedades del Queso Para Nuestra Salud

CANTIDADES RECOMENDABLES

El queso a pesar de sus excelentes beneficios debes verlo como un complemento y no como un alimento base en la dieta. Pues solo debes consumir lo necesario sin pesar que más es mejor. Es decir, comer un poco de queso es mejor que no comer nada, pero comerlo en moderación es mejor que hacerlo en exceso.

Es de resaltar que debido a que existen infinidad de variedades, no todas pueden consumirse con la misma frecuencia en función de su contenido graso, nivel de sodio o porcentaje de lactosa. A continuación te proporcionaré unos datos específicos:

  • Podemos consumir hasta 100g de requesón diarios.
  • En el caso del queso fresco de Burgos, una tarrina de75 g es suficiente al día.
  • La ración recomendada para el queso de untar en una tostada es de 30g al día. En el caso de la mozzarella y el queso feta, su consumo diaria podría variarentre 50-70g a diario.
  • En el caso de los semi y los curados, la ración recomendada diaria puede oscilarentre una porción pequeña de 20 g, mediana de 40 g y una grande de 80 g. Si tomamos en cuenta que un triángulo suele pesar unos 20 g. Para el roquefort u otra variedad de queso azul son 30 g, mientras que emmental podemos llegar a consumir 40 g.

 

EL QUESO COMO PROBIÓTICO

Sabías que…. los alimentos antibióticos son un producto procesado que contiene microorganismos probióticos viables en una matriz adecuada y en concentración suficiente. Los productos probióticos son aquellos con organismos que al ser ingeridos en una determinada concentración generan un efecto benéfico sobre la salud intestinal. Para que un queso sea reconocido como probiótico, los microorganismos probióticos apropiados añadidos tienen que retener cantidad y calidad a lo largo de las etapas del proceso involucradas en la fabricación. Pues para que existan efectos beneficiosos en el alimento es necesario que lleguen al intestino en un número bastante alto de bacterias vivas.

Existen innumerables productos probióticos actualmente que aportan bacterias benéficas y actúan sobre la flora intestinal y el sistema inmunológico cuando son incorporados de manera periódica, uno de ellos es el queso que contiene diferentes tipos de bacterias con propiedades benéficas de los grupos thermophillus, bifudus, bulgaricus y acidophilus, ricos en lactobacilus o la cepa de L. rhamnosus que presenta mayor resistencia a los procesos de preparación, estas bacterias poseen propiedades saludables y anti-edad y ofrece grandes aportes a la salud humana ya que mejora las defensas, reduce la incidencia de diarreas, previene infecciones, también hay efectos asociados al sistema respiratorio como la mejora de las alergias.

Existen muchas clases de quesos fermentados, pero no todas ellas contienen probióticos vivos, por lo que es importante que revises las etiquetas para asegurarte de si contienen cultivos vivos o no. Por lo general, estas bacterias se mantienen vivas en el queso cheddar, mozzarella, gouda y en el requesón

 

OPINIÓN FINAL

El queso es el concentrado perfecto y contiene sus principales componentes como proteínas, vitaminas, sales minerales y materia grasa fácilmente digerible. En los productos lácteos recomendados el queso artesanal seguiría al yogur y al kéfir, no es un alimento del que debas abusar, pero dándole un uso adecuado tiene mucho que aportar. Prueba con varios tipos, disfrútalo solo o como complemento a otras comidas. Se recomienda  comer queso real, no desnatado. Como dice el refranero, “el mejor queso es graso y grueso”.

 

Para los antiguos griegos el queso era “un regalo de los dioses”, Gracias a todos los nutrientes importantes que el queso nos aporta, debe estar presente en una dieta sana y equilibrada, aunque deberá ser consumido con moderación pues si te descuidas podrás fácilmente ser un adicto de este suculento alimento. ¡Disfrútalo y sácale provecho con cautela!

error: Content is protected !!